www.bodaeventos.es
logo-bodastv
Menu
Te encuentras en:  Inicio » Para inspirarte » ¿Qué época es mejor para casarse? Ventajas e inconvenientes de cada estación

¿Qué época es mejor para casarse? Ventajas e inconvenientes de cada estación

avatar-veronica-sequeira
Publicado por Verónica Sequeira
06/09/2018

La primera decisión que tendréis que tomar una vez hecha la petición de mano es la fecha de la boda. Puede que tengáis muy claro cuándo queréis celebrar el evento o todo lo contrario. Saber qué época es mejor para casarse no es fácil porque además depende de diferentes factores.

Está claro que la ubicación es una de las claves, ya que no es igual una boda en Galicia donde hay muchos más meses de lluvia que en las Islas Canarias.

Sin centrarnos solamente en el clima, hay algunas épocas del año preferidas por las parejas para casarse en España. Y no tienen por qué ser mejores ni peores, aunque hay algunas ventajas por las que los novios se decantan por ciertos meses.

Si aún tenéis dudas sobre la temporada en la que queréis celebrar el matrimonio, lo mejor es que penséis bien en los pros y los contras de cada fecha.

Una boda en invierno

 El invierno se está imponiendo poco a poco como época para casarse. Si hace unos años, apenas unas pocas parejas se decantaba por esta estación, cada vez más están viendo sus ventajas.

Y es que, a pesar del frío en la mayoría de regiones de nuestro país, hay otras razones por las que puede ser una buena elección.

Ventajas de casarse en invierno

Si no os importa el mes para celebrar la boda, os gustará saber que finales de diciembre, enero o febrero son fechas buenas porque:

  • Es más económico, tanto los viajes como los hoteles o espacios para celebrar el banquete. Normalmente, al no ser temporada alta, los catering y establecimientos hoteleros ofrecen precios más bajos en esta época.
  • Más disponibilidad. Lo más probable es que no tengáis problemas con la iglesia o el párroco si queréis una ceremonia religiosa. Ni tampoco con el espacio elegido.
  • Menos ausencias de invitados. En invierno, excepto en Navidad, casi nadie tiene vacaciones y, por tanto, no interrumpiréis sus días de descanso. De esa forma, os aseguráis de que todos los invitados asistan, evitando faltas que en verano son muy frecuentes.
  • Un look diferente. Tanto los novios como los invitados, podrán permitirse lucir accesorios que en otra época son impensables. Un sombrero, una capa de paño para los hombres, un abrigo de visón para ellas o unos elegantes guantes son algunos ejemplos.
  • Maquillaje de novia intacto. Aunque hay productos para evitar que calor estropee el maquillaje de la novia, en invierno ese problema no existe. Las temperaturas son más bajas y por tanto, no sudará como en verano.

Además, no será necesario broncearse para lucir brazos o escote, en el caso de las chicas que suelen preocuparse en este sentido. Con un poco de maquillaje facial será más que suficiente.

  • Destinos únicos para la luna de miel. Cuando en nuestro país es invierno, en otros destinos están en verano, como por ejemplo Argentina. Y por otra parte, hay algunos lugares mágicos que podréis visitar como Laponia o algunas estaciones de esquí.
  • Ideal para bodas de mañana. Hay ciertas ventajas de celebrar una boda de día, incluso en verano. Pero cuando hace calor, es mejor evitar las horas del mediodía. Sin embargo, si os casáis en invierno, podéis escoger cualquier horario, ya sea de mañana o de tarde.

Inconvenientes de una boda en invierno

A pesar de esas grandes ventajas, también debéis tener en cuenta los posibles contras de casaros en los meses más fríos.

  • No se puede celebrar al aire libre. Si tenéis claro que queréis un espacio abierto para la boda, el invierno es mejor descartarlo.
  • Algunos espacios cierran. Hay lugares que solo están disponibles en primavera o verano y si os gusta alguno de ellos, no os quedará más remedio que cambiar de fecha.
  • Menos luz para las fotografías. Resulta más complicado hacer el reportaje fotográfico porque hay muy pocas horas de luz. Y si además elegís la tarde, menos aún.
  • Probabilidad de lluvia y nieve. En realidad, hoy día cualquier mes puede salir lluvioso y es difícil de prever. Pero en general, en invierno las precipitaciones son más frecuentes, junto a la primavera. Y si además hace frío, podría incluso nevar. Aunque, también daría un toque mágico al momento y unas imágenes preciosas.

Una boda en primavera

La primavera es una estación muy solicitada para casarse. Porque en la mayoría de ciudades españolas, el clima es muy agradable entre otras ventajas como:

  • El campo está precioso. Si vais a casaros en una finca o un lugar rodeado de naturaleza, el colorido y la floración de la estación es único. Y todo está precioso para elegir colores, temática y los mejores corners de bodas.
  • La temperatura es ideal. Lo mejor de la primavera es la temperatura. No hace ni frío ni demasiado calor. Y si os sale un día soleado se estará fenomenal tanto en interior como al aire libre. A pesar de que la variación del día a la noche o la posibilidad de lluvias es mayor
  • Los invitados, disponibles. La mayoría de vuestros amigos y familiares estarán disponibles en estos meses y no tendrán tantos gastos como en verano. A no ser que os caséis en Semana Santa, lo normal es que la mayoría pueda acudir sin necesidad de interrumpir sus vacaciones.
  • Muchas opciones para la Luna de Miel. En primavera tenéis cientos de destinos para elegir donde tanto por su temperatura como por su oferta cultural, gastronómica o de ocio merecen la pena.
  • El look perfecto. Los meses de marzo a junio permiten casi cualquier cosa en cuanto a vestuario. Tanto para los novios, que no pasan demasiado calor como para ellas.

Las chicas pueden optar por manga larga, en tejidos más frescos, por escotes, palabras de honor y zapato cerrado o sandalia.

En primavera, vale casi todo.

  • Permiso de trabajo más largo. En general, se conceden 15 días de permiso por matrimonio que podéis disfrutar para vuestra luna de miel. Teniendo en cuenta que en primavera están las vacaciones de Semana Santa, si hacéis coincidir la boda justo antes de esa fecha o después, contaréis con más tiempo de descanso.

Inconvenientes de casarse en primavera

Sin embargo, si estáis pensando en celebrar la boda en los meses de primavera, de finales de marzo hasta finales de junio, tened en cuenta lo siguiente:

  • Las alergias. Si tenéis alergia, en primavera estaréis con los síntomas y no es nada agradable. Ni tampoco para los invitados. Y mucho menos si celebráis la boda al aire libre, en un espacio donde hay floración.
  • Más lluvias: “En abril, aguas mil” es un refrán, pero se ajusta bastante a la realidad. Porque si hay que señalar una estación como la más lluviosa, esa sin duda es la primavera. Y si queréis un espacio abierto que no ofrece alternativa interior corréis el riesgo de precipitaciones y de estropear el banquete.
  • Semana Santa. Las vacaciones de Semana Santa son en primavera. Unos años a finales de marzo y otros en abril. Son fechas en las que muchas personas viajan y aprovechar para hacer una escapada. Si no queréis “fastidiar” a nadie, evitad esos días.

Esta fecha puede ser una ventaja, como vimos antes, o un inconveniente, según se mire. 

  • Poco o nada bronceados. Si sale un día caluroso, lo suyo es llevar tirantes, o un vestido sin mangas o mostrar los pies con unas bonitas sandalias. Pero, ¿qué ocurre? Que aún no ha dado tiempo a broncearse y ese tono apagado propio del invierno no favorece mucho. Ni a ellos ni a ellas.

Una boda en verano

La época preferida por la mayoría de parejas es el verano. Y no es casualidad, sino que las ventajas de celebrar una boda en estos meses son muchas.

 

  • Apenas llueve. Ya sabemos que con la climatología no se puede asegurar nada. Pues puede llover cualquier día del año. Pero es cierto que, en verano, es menos común. Y si hay una tormenta, la temperatura es cálida e igual que caen chuzos de punta, sale el sol.
  • Cualquier espacio es bueno. Tanto si queréis un hotel en el centro de la ciudad como si soñáis con un palacete rodeado de naturaleza, la época no será un inconveniente.

Hay una gran oferta y es importante tener en cuenta las claves para que la elección del espacio sea la adecuada. Una de estas claves es la fecha. 

  • El bronceado favorece. No es que haya que decidir la fecha de la boda en función de esto, pero al final todo cuenta. Y las chicas son las que más se fijan en este detalle.

En verano, todo luce mucho mejor y cualquier look favorece si estás moreno.

  • Celebración al aire libre con vistas. Las parejas que quieren casarse al aire libre suelen escoger el verano. Hay más opciones para crear rincones diferentes en un mismo espacio. La ceremonia, la cena y el baile pueden ser al exterior y con vistas al mar, a la sierra o a la ciudad.
  • Más horas de sol para las fotos. Tanto si es una boda de mañana como de tarde, la luz natural favorece el trabajo de los fotógrafos. Y si no queréis, no será necesario fijar otro día para el reportaje por falta de luz.
  • Regalos originales. Ofrecer detalles originales para los invitados no siempre es fácil. En verano, podréis elegir accesorios como gafas de sol, alpargatas, sombreros o abanicos para sofocar las altas temperaturas.

 Inconvenientes de casarse en verano

 

  • Menos disponibilidad de espacios. Al ser unas fechas tan solicitadas, suele ser más complicado encontrar vuestro lugar preferido libre para el fin de semana que hayáis pensado.
  • Espacios sin exclusividad. Si elegís un hotel, lo más probable es que no cuenten con un solo evento, sino que tengan diferentes salones para varias celebraciones. No todos están dispuestos a desaprovechar el tirón del verano para limitar el espacio a una sola boda.
  • La decoración puede sufrir, sobre todo las flores. Por eso es muy importante elegir aquellas que resistan a las altas temperaturas. Tanto a la hora de escoger el tipo de ramo de la novia, como la decoración de otros espacios: el altar, los centros de mesa, etc.
  • Los hombres se achicharran. Porque la camisa, la corbata, el chaleco y la chaqueta son demasiadas prendas para un día muy caluroso. Pero no les queda más remedio si así lo marca el protocolo.
  • Precios más elevados. Tanto en proveedores que están mucho más solicitados, como en los viajes, que también rentabilizan la época marcando precios más altos.

Una boda en otoño

Foto: Boda & Arte

Las bodas en otoño son también muy habituales, aunque no tanto como en primavera o en verano. Pero sí más frecuentes que en invierno.

Y es que el otoño es una estación ideal para cualquier evento por muchos motivos como:

  • Los contrastes cromáticos. Esos ocres, marrones, verdes del otoño son perfectos para una ceremonia al aire libre o un banquete en un entorno privilegiado con vistas a la naturaleza.
  • Las temperaturas suaves. En otoño las temperaturas no son elevadas ni tampoco hace frío en la mayoría de ciudades españolas. Es, por tanto, una época perfecta en cuanto a climatología.
  • El momento del día. Finales de septiembre o el mes de octubre, antes del cambio horario, admite cualquier horario para celebrar la boda. Tanto de mañana como de tarde, siempre y cuando no escojáis una hora que sea ya de noche.
  • Productos de temporada. La caza, las setas, la calabaza…son alimentos propios del otoño que servirán para elaborar un menú diferente y muy preciado.

 Inconvenientes de celebrar una boda en otoño

En realidad, son muy pocas las desventajas de estas fechas y por eso, cada vez más novios se casan en el mes de octubre, sobre todo. Aún así, algunos puntos a tener en cuenta son:

  • Tiempo inestable y difícil de prever: la diferencia entre el día y la noche es más acusada que en otras estaciones. Puede hacer buen tiempo durante las horas de sol y bajar muchos grados en la noche. Y lo mismo llueve y hace frío que sale un día soleado y cálido. Así, es difícil de hacer planes respecto al espacio, la ropa o el menú.
  • Anochece antes. A pesar de que aún no hace mucho frío y los días no son demasiado cortos como en pleno invierno, sí que anochece antes.
  • Menos presupuesto. En el verano, casi todos gastamos más de la cuenta. Y eso, que muchas familias cuentan con una paga extra. Y muchos afrontan la llegada del otoño como el comienzo de una etapa nueva. Vosotros lo tenéis previsto y no os afectará, pero los invitados quizás tengan que hacer un esfuerzo añadido.
  • Más trabajo. Hay negocios o sectores profesionales que tienen más carga laboral en esta época del año. Si alguno de los dos trabajáis en uno de ellos y tenéis una alta responsabilidad en la empresa, mejor que penséis en otra fecha en la que os podáis ir más tranquilos.

Saber cuál es la mejor época del año para casarse no es fácil. Ni tampoco se puede extrapolar a todas las parejas por igual.

Hay que tener en cuenta el lugar, vuestras situaciones personales y otros factores como las prioridades que tenéis o el tipo de boda que queréis.

Sin duda, lo más importante es esa unión para toda la vida. Sin importar si os daréis el si quiero bajo un intenso sol o con el sonido de la lluvia de fondo.

 

Puedes encontrar más ideas en:

¿Te gusta el mundo de las Bodas y Eventos y quieres escribir en Bodaeventos? Contacta con nosotros
testimonial
"Para Vertize Gala será nuestra tercera edición participando en Expobodas y destacamos la profesionalidad y entrega de sus organizadores en todo momento. Nos hacen todo siempre fácil y este año aumentamos nuestra presencia en sus muestras. ¡Una gran apuesta!"
Firma textil especializada en ceremonia.
testimonial
Participar en expobodas a supuesto un salto importante, un impulso para dar a conocer nuestro trabajo, conseguir acércanos más a nuestros clientes y crecer cada año.
Fotógrafo de boda
testimonial
“Ha sido nuestra primera experiencia en Expobodas, y las expectativas iniciales fueron superadas. Es el escenario ideal para mantener contacto directo con futuros clientes, algo esencial para nuestra empresa, ya que el servicio que prestamos es totalmente personalizado. Sin duda, ha supuesto para nosotros un aumento de presencia en el mercado. Seguiremos participando año tras año.”
testimonial
"Estar presentes en Expoboda nos permite informar a nuestro público acerca de la amplia variedad disponible de diseños y precios, tanto para novias, vestidos de fiesta y comunión "
Rosá Clara
testimonial
Cuando nos ofrecieron participar en expobodas, no lo dudamos... El estar presente en esta magnifica feria, fué una gran experiencia y apostamos por todas ellas... no nos equivocamos, nos dimos a conocer con innovadoras ideas y productos y obtuvimos una gran aceptación por todas las parejas que nos visitaron. "Volveremos a estar en la próxima campaña..."
testimonial
Para nosotros, Expobodas, es una fecha fija en el calendario, es una herramienta importante donde poder enseñar a los novios las últimas novedades, nuestros trabajos, nuestros álbumes, y nuestro mejor trato personalizado. Hay pocas ocasiones para poder coincidir con tantas parejas a la vez. Asistiremos otro año más!
Fotógrafo de boda