logo-bodaeventos
Artículos

El novio perfecto existe

Vamos a ser realistas ¡la verdadera protagonista es la novia! Si partimos desde esta premisa y la asumimos antes de comenzar todo irá rodado. No podemos hacer competencia a una historia con tanta solera como la de los vestidos de novia.

18/10/2017
Compártelo

Por lo general, siempre se ha dado por hecho que el hombre le daba poca importancia a su apariencia pero, cada vez más, -lo vemos en la calle a diario- percibimos la demanda de una moda masculina que ofrece más variedad y de manera más rápida- aunque aún sigue siendo más lenta que la femenina-.

Es cierto que el sector masculino, por lo general, es más reticente a los cambios por lo que la moda nupcial también presenta menos novedades que la de los vestidos de ellas. Aún así, las tendencias avanzan y cada vez son más los novios a los que les gusta innovar y experimentar con las novedades del mercado. Desde el traje estándar oscuro, de no hace más de un lustro, a la gran gama cromática actual. Numerosos relieves, estampados, telas adamascadas, pajaritas e incluso sombreros, son muchas de las tendencias que podemos encontrarnos en cualquiera de las bodas a las que acudimos.

Pero planteamos un debate. ¿Creéis que el día de vuestra boda es el día más indicado para innovar en vuestro look? Es importante, como todo en el gran día, que vuestra elección os represente e identifique. Si en nuestra vida diaria no nos atrevemos con grandes cambios, ¿por qué decidimos hacerlo el día B?. ¡Ojo! respetar tu esencia y tu gusto no significa estar anclado al pasado. Podemos transigir ciertas tendencias siempre que nos sintamos cómodos. Este traje no es un disfraz, es la manera de expresar vuestra personalidad a través de vuestro outfit. Las modas son simplemente eso, modas, y como tal, debemos llevarlas a nuestro terreno, y no al revés. Con la llegada de las nuevas tendencias a la moda nupcial masculina, parece que poco a poco estamos perdiendo el gusto por la elegancia y -en contraposición a la moda nupcial femenina- la sencillez.

Busca un patrón que te siente bien y que te realce. Después de tanto años, tú mejor que nadie sabes qué colores te favorecen –y si todavía no lo tienes claro, busca un asesor de imagen, te ayudará- así que ya sabes, úsalo. No te excedas en los adornos, no vayas a llevar a tu boda más complementos que los que has llevado a los largo de toda tu vida. Y sobre todo, sé fiel a tu personalidad, esa será la clave de tu éxito